• Recogido con trenza de espiga

Para lograr el volumen y la textura idóneos para este peinado, no emplees acondicionador después de la ducha, sécate el pelo boca abajo y no te peines ni desenredes en ningún caso. A continuación, haz una coleta a la altura que más te guste y divide el pelo en dos secciones para comenzar con la trenza. Coge un pequeño mechón de la parte exterior de una de las dos secciones y llévalo a la parte interior de la sección opuesta. Repite este movimiento hasta que se cree la forma de espiga y después sujétala al final con una goma transparente. Para terminar, abre la trenza con ambas manos para lograr una efecto más natural. Si lo deseas, puedes soltar algunos mechones en la parte delantera.

Trenza de espiga

  • Recogido romántico

En primer lugar, desenreda tu pelo con un cepillo y haz la raya de oreja a oreja pasando por la parte superior de la cabeza. Después, recógete el pelo por detrás con una goma dejando un mechón a parte para realizar la trenza. Haz la trenza y pásala a la otra oreja fijándola con orquillas. Con el pelo que tienes recogido, haz un moño desenfadado y fíjalo con laca.

Peinado romantico

  • Coleta pulida

Humedece tu pelo con agua y laca para que la coleta quede más uniforme y fija. A continuación, haz la raya en medio y recógelo a la altura de la coronilla con una goma fina. Después, separa un mechón de la coleta y enrróllala sobre la goma de pelo. Esto dará un toque más elegante a tu estilo.

coleta pulida

  • Ondas de agua

Primero desenreda, peina y alisa la melena, incluso aunque tu pelo sea fino y liso al natural, ya que buscamos un resultado perfecto. Aplica protector de pelo para dañarlo lo menos posible con la plancha. A continuación, separa el pelo en mechones según el grosor que desees para las ondas. El truco está en mover la muñeca hacia dentro y hacia fuera para lograr este tipo de ondas, todo ello mientras deslizas la plancha ligeramente hasta las puntas. Para finalizar, aplica laca por todo el pelo para fijar tu peinado.

Peinado ondas de agua