Parece algo evidente, sin embargo debes tener en cuenta que no a todas las cabezas les sienta bien el mismo sombrero. La forma de tu rostro determina la elección; las caras estrechas funcionan con sombreros de copa ancha y poco volumen en el ala, siendo preferible que las alas levanten a un lado.

  • Elige bien el modelo

Las catas redondas y anchas, necesitan volúmenes anchos y nunca ala levantada; si los pómulos son muy pronunciados, probablemente casi todos los modelos te sienten bien; si los ojos están muy juntos, te aconsejo que el ala llegue a la altura de las cejas; si la nariz es muy pronunciada, el ala debe levantar por un lado.

  • Piensa en el look completo

Es fundamental que exista armonía entre el estilo de ropa y el tocado o sombrero. Seguir la misma línea es sinónimo de éxito seguro si quieres alcanzar un look perfecto y equilibrado. El sombrero es ideal para trajes de chaqueta, vestidos sencillos o para llevar con abrigos. Eso sí, nunca debemos combinarlo con un vestido de fiesta.

  • El mejor momento

No sólo es importante saber cómo llevar un sombrero sino cuándo hacerlo. Puedes reservarlo para los días que vayas a estar más tiempo por la calle, ya que puede molestarte llevarlo todo el rato en la mano.

  • Inspira seguridad y confianza

Si el sombrero no encaja con tu personalidad o no es de tu gusto, es imposible que lo lleves con estilo porque no te sentirás cómoda. Este punto es el más importante de todos, debes escoger uno que te siente bien y que te guste al mismo tiempo.